sábado, 1 de diciembre de 2007

1 de enero

Canto callada
con sonidos ultrasónicos:
una dama pública no hace ruido.
Canto
y parece una oración
al desierto,
un mantra de mi particular
danza de la lluvia.
Llueve.

Llueve por todas partes,
y cubre
los muebles
mi ropa
mi cara.
Llueve tierra –tic,toc, hace
al caer
y Noé construye un arca
con los perros
que acudieron a mi llamada.
Canto para que
las nubes
se estrujen con furia;
salgan rayos.

No lo hace una dama pública,
pero hoy,
conscientemente,
dejo que lo veas.
Es un castigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.