miércoles, 4 de julio de 2012

Porque todo pasa y caduca
porque nada permanece

las mareas mueren sobre la arena gris
marchitan las flores en sus jarrones caros

así pasa mi amor:
lento e inexorable.

martes, 17 de abril de 2012

My own private St George

Me gustas
porque de día peleas con dragones
y de noche
lloras en mi regazo.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Una noche

Un noche
en una red de contactos
un tipo me habló de literatura.
Habló de un joven poeta canario
muerto a los dieciocho años.
Habló de su ansiedad adolescente,
de la crudeza de sus palabras;
y después de imaginarme penetrándolo se corrió
desapareciendo ambos en la oscuridad
del ciberespacio.

Me parece una buena metáfora.

lunes, 22 de agosto de 2011

Autopistas

Éramos más
de caminos desiertos,
soledades secundarias,
nocturnidad y alevosía
en autopistas veloces
surcando
la oscuridad
con el Trans Europe Express.

Amazona abisal
cabalgué tus profundidades.
Te invité al Décimo Círculo:
los antros, la mentira, las malas compañías.
Me retaste a seguirte;
cazamos monstruos.

Y al llegar el día
inevitablemente
nos apagamos
como las farolas.

miércoles, 6 de julio de 2011

Aún hoy algunas noches de verano
me parece volver a tener 18.
Volver a tener las decisiones por delante
las ganas intactas
el genio disperso
la ambición sin fronteras
los cientos de proyectos
las mil disciplinas
la seguridad, la actitud.
Todas las formas de ser yo; y ninguna.
Esa adolescencia dolorosa y distante
Que permanece
permanece.
Por muchas noches de verano que pasen
por mucho que sea este yo el que me encuentre.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Los Mayores

Me gusta salir a jugar con los Mayores.
Me dejan escuchar sus conversaciones.
Me dejan bailar y llevar ropa descocada.
Me dejan fumar y pedirme lo que quiera.
Me dejan leer ensayos y tener mucha opinión.
Me dejan desnudarme y escupirles en la polla.

A veces, también
me piden que participe.

lunes, 14 de marzo de 2011

Ave Fénix

Nací casi muerta
con un cordón alrededor del cuello.
Flor entre las rocas
del páramo que era el vientre de
mi madre.

A los 13 volví a nacer
de entre las aguas.
Me coronaron Venus y
a mi hermana Madre.
Brazos fuertes
me arrancaron entre cloro y espuma;
con el cielo en los labios y luz
en los ojos pensaba:
No se estaba tan mal.

A los 15 moría en mi reflejo
A los 18 en mis heridas
A los 20 en una búsqueda infinita
A los 24 descubrí el dolor

Y desde entonces como las Grandes muero cada poco.
Muero, pero renazco
con renovados ánimos
y un poco de náuseas.

Nunca intenté acabar conmigo.
Para qué?
si la vida ya se encarga de eso.
Se ha producido un error en este gadget.