domingo, 18 de noviembre de 2007

25 de diciembre

A veces leo el diablo en las caras de la gente.
Desde ese momento no hay punto de retorno:
van convirtiéndose en trolls
que pierden la humanidad con cada mueca.

Saltan y ríen
haciéndose pesados sobre nuestros hombros,
sobre nuestras manos que no saben qué las sujeta;
y leo en sus saltos cansados, en sus lenguas
Que algún día fueron altos y ligeros
Y se movían gráciles, amando y flotando sobre todos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.