sábado, 25 de febrero de 2006

22 de agosto

Me gustan mis pechos
cuando caen,
indolentes,
sobre mi estómago.
Parece que tuvieran dentro
una extraña conciencia
de futuro;
el peso de una
madurez
y vejez
que sólo ellos conocen
y los impulsa en una carrera febril
hasta el ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.