jueves, 20 de enero de 2011

Imagino

Imagino la sensación de meter por primera vez la polla en un coño húmedo. Sumergirla en un abrazo de babosa chorreante. Buscar la lengua, como en el primer beso. Me imagino vuelta del revés, absorbida por una criatura blanda y caliente, frenética y ansiosa.

2 comentarios:

  1. Fue así en un sueño, hace muchos años. Me soñé como mujer, follando con un hombre del que no recuerdo su cara. Fue una experiencia extraña, me desperté con la cabeza hecha un hervidero y tremendamente excitado, con una erección dolorosa.

    Cuando follamos (ya en vigilia), lo primero que siento es el calor y la suavidad, porque normalmente mi picha lubrica de forma natural mientras nos acariciamos y la entrada es muy fluida. Luego, a medida que nos acometemos, su líquidez se dispara y es cuando empiezo a notarnos empapados

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.