domingo, 7 de octubre de 2007

17 de agosto

Me doy la vuelta a la piel
como un bolsillo.
Rompo
a vuelapluma las costuras
que recorren mi cuerpo:
de un lado empiezan los tobillos,
por otro la nuca;
va subiendo por las piernas
y bajando la columna vertebral.

Quedo hecha jirones
que bailan entre sí
al ritmo de mis pasos.
Es cuando,
cuidadosa,
los retuerzo y los vuelvo a coser
haciéndome collares con las
entrañas
exhibiendo estampados de este
nuevo traje
cada vez que repito el proceso.

Soy yo
sola
Penélope,
cosiendo y descosiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.