sábado, 21 de abril de 2007

23 de octubre

Podría seguir follándote
hasta que aprendieras a hacerme disfrutar.
Seguir explicándote cuidadosamente los lugares,
los ritmos,
cómo tienes que hablarme
y lo que tienes que decirme,
la fuerza.

Podría aprender a disfrutarte
excitarme con mi poder sibilino
curvilíneo
con tu jadeo húmedo cuando te rozo
con el pezón la boca.
Podría aferrarte entre los muslos
-jaula de manos y piernas-
dejar que me agarres el culo con
tensionada mano, erecta
de sexo y de músculo
y me atraigas hacia ti.

O podría estar cansada.
Preferirme.
Y darme al sexo eficiente,
mecánico,
solitario,
autocompadeciente.
Se ha producido un error en este gadget.